Historia

CÓMO LA MISIÓN BUENAS NUEVAS FUE FORMADA (PARTE 1)

El primer misionero WEC a Corea, Kays Glass.

El shock que vino después de ver el estado real de la iglesia coreana cambió el corazón de Norman Grubb. A pesar de que su estadía en Corea fue muy breve, él nunca pudo olvidarlo. Él no pudo olvidar la imagen de los cristianos coreanos que no fueron capaces de ser libres del poder del pecado y la muerte, a pesar de haber clamado a Dios tan sinceramente.



}Un día, Norman Grubb fue invitado como expositor a una iglesia en Londres. Y como era de costumbre, llevó a los estudiantes misioneros que estaban recibiendo entrenamiento (WEC Internacional acepta estudiantes de varios países y los entrena durante 2 años antes de ser despachados a varias partes del mundo) y les hizo dar testimonio antes de predicar la Palabra. Esa noche, un estudiante misionero salió y dio su testimonio de salvación.


“Yo nací de un anciano de la Iglesia Holandesa Reformada. Desde niño fui a la iglesia y viví piadosamente, pero agonizaba por causa de los pecados que cometía mientras crecía. Sin embargo, agradezco a Dios por haberme permitido encontrarme con alguien que era salvo. Él era el director de la escuela misionera y después de haberme compartido el evangelio, todos mis pecados fueron resueltos y yo también pude nacer de nuevo. Después surgió un anhelo en mi corazón de vivir para el evangelio, así que me inscribí para ser un misionero WEC y ahora estoy esperando mi visa para ir a Nepal.”


Su nombre era Kays Glass. (Hermano Andrew, su amigo en aquel entonces, quien escribiría más tarde “El Contrabandista de Dios,” comenzó su labor misionera en el este comunista de Europa en 1955 y es reconocido como el “Contrabandista de Dios”, también estuvo recibiendo entrenamiento con Kays Glass en WEC.)


El testimonio de Kays Glass tocó a Norman Grubb, quien sinceramente anhelaba “evangelizar” en Corea. Después de haber escuchado cómo Glass había vivido una vida espiritual dolorosa en una iglesia sin el evangelio y luego recibió la salvación, Grubb creyó que Dios lo había preparado, por piedad, para la iglesia coreana tan celosa y religiosa. Así que después de que Glass terminó de dar su testimonio, tan pronto Norman Grubb se paró detrás del púlpito dijo, “El estudiante que acaba de dar su testimonio no irá a Nepal, sino a Corea,” y todos, especialmente Kays Glass, estaban sorprendidos. Después, su visa fue denegada ya que el gobierno de Nepal adoptó el comunismo, por ello él recibió el corazón que Grubb tuvo para Corea y en 1956, Kays Glass se convirtió en el primer misionero WEC de Corea.







Cómo el misionero Kays Glass y el pequeño Ock Soo Park se conocieron.

“¿Cómo tú puedes predicarle a otros si tú mismo no has recibido la salvación?” (Kays Glass)


WEC comenzó la misión en Corea a través de Kays Glass (misión coreana 1956 a 1975), pero debe de mencionarse un aspecto muy significativo. Normalmente, WEC iniciaba su labor misionera en la capital del país, pero Dios guió a Kays Glass a una pequeña iglesia, en una pequeña ciudad de Seon-San, Kyung-book. Aquella iglesia era la Iglesia Presbiteriana de Seon-San, en donde el pastor Ock Soo Park había llevado su vida de creencia desde que era muy pequeño. El pastor Ock Soo Park nació en Seon-San, Kyung-book en 1944 y fue a esa iglesia desde que era niño debido a la influencia de su madre, quien también había asistido a esa iglesia desde que era una niña. Como la mayoría de los cristianos coreanos, él sólo iba a la iglesia diligentemente, buscando a Dios vagamente. Ock Soo Park (estudiante de secundaria en aquel entonces) había vivido una vida espiritual superficial durante mucho tiempo. Kays Glass había sido despachado a Corea por Norman Grubb, el hombre que había orado por Corea. Era Dios quien había permitido que estos dos hombres se encontraran.



Mientras que él ministraba en la Iglesia Presbiteriana de Seon-san y enseñaba inglés en la escuela, Kays Glass y Ock Soo Park se hicieron amigos con mucha facilidad. Sin embargo, llegó el día en el que él conmocionó a Ock Soo Park. Ese día, Kays Glass estaba preparándose para salir a predicar, y de pronto la siguiente conversación tomó lugar.



“¿Misionero, puedo ir con usted cuando se vaya a predicar mañana al mercado?”

“¿Has recibido la salvación?”

“¿Disculpe? ¿Salvación?”

“¿Cómo puedes predicarle a otros si tú mismo no has recibido la salvación?”



Al igual que hoy en día, la salvación no era cuestionada de una manera personal y específica en la iglesia coreana de aquel entonces. Era debido a que la mayoría de los cristianos pensaban que si tú ibas a la iglesia y decías que creías en Dios, entonces ya eras hijo de Dios y habías recibido la salvación.



Cuando Kays Glass le preguntó si había recibido la salvación, la pregunta fue muy desafiante y poco inusual, al grado que penetró profundamente en el corazón de Ock Soo Park. Fue un momento decisivo para él, una oportunidad para reflexionar seriamente en el problema de su salvación. Durante su juventud, el pastor Ock Soo Park batalló y agonizó por sus pecados y por la salvación, hasta que el 7 de octubre de 1962 (tenía 19 años en aquel entonces), por la gracia de Dios y por medio del evangelio de Jesucristo, todos sus pecados fueron lavados y nació de nuevo.








La Escuela Misionera de Misioneros Nacidos de Nuevo, fue fundada en 1962.

“Dios, Corea realmente necesita ministros nativos nacidos de nuevo. Por favor, ayuda a esta escuela misionera.”


A finales de 1962, en Samduk-dong, Joong-gu, Daegu, en una habitación del segundo piso del hospital An Nae In, Kays Glass, Derek Earl, Dick York, Marlin Baker, Harry Wyman y otros misioneros nacidos de nuevo hicieron una reunión de oración mientras que ayunaban por una semana. Era el hogar de Derek Earl, el segundo misionero WEC despachado a Corea por Norman Grubb, y se habían reunido por un nuevo llamado de Dios para evangelizar a Corea. A pesar de que todos los misioneros eran de diferentes misiones, con la excepción de Derek Earl y Kays Glass (ambos de WEC), todos ellos eran misioneros nacidos de nuevo con el mismo corazón para enseñar el verdadero evangelio en Corea.


Al principio, trataron de compartir el evangelio dentro de la misma iglesia coreana, pero a medida que pasaba el tiempo, se dieron cuenta de las limitaciones que habían al predicar el evangelio, ya que la iglesia coreana estaba enfocada en dogmas y sectarismo y, por ende, ellos simpatizaban con la idea de tener una iglesia nacida de nuevo guida por un ministro coreano. Al final, mientras que ellos tenían su reunión de oración en ayuno, se dieron cuenta que la voluntad de Dios era iniciar una escuela misionera para entrenar a los ministros coreanos.








El misionero Dick York fue asignado director y asumió la responsabilidad de la escuela misionera.

“La Misión del Escudo de Fe”. Dick York nació en Seattle, Estados Unidos en 1928. Cuando él tenía 4 años, después de que su padre falleciera, se mudó con su madre, su hermano mayor y hermana a Vancouver B.C., en donde asistió a la escuela. Después de cumplir 16 años, en 1944, ingresó a la Marina Mercantil de USA, y sufrió por muchos pecados que él había cometido. Por la gracia de Dios, en 1950, en Vancouver escuchó el evangelio y nació de nuevo.



Dos años después, sintiendo lástima por los obreros transitorios que estaban viviendo de la misma manera que él lo había hecho en el pasado, fundó la “Misión del Escudo de Fe” en diciembre de 1953, y comenzó a predicar el evangelio.








Cuando Dick York fundó La Misión del Escudo de Fe en 1953, la Guerra Coreana terminó ese mismo año.

La Guerra Coreana, que había estallado el 25 de junio de 1950 y terminó con armisticio el 17 de julio de 1953, dejó a Corea como uno de los países más pobres del mundo. Seguido de la guerra, había innumerables mendigos y huérfanos por doquier. La iglesia coreana recibió ayuda de las misiones extranjeras, y concentraron sus esfuerzos en proveerles ayuda. En el centro de todo esto estaba la Iglesia Saemoonan. Inició en 1887 por los Misioneros Allen y Underwood (Rama Presbiteriana Americana Norte) y localizada en Jung-dong, Seúl, fue la primera iglesia organizada en Corea. Y el salón del culto siempre se llenaba de gente que buscaba ayuda. A pesar de que la Iglesia Coreana estaba enfocada en proveer educación, atención médica y servicios sociales, le faltaban ministros que resolvieran el problema del pecado, la muerte y otros problemas espirituales por medio del evangelio. (Hay muchas razones para ello, pero más tarde hablaremos en detalle basándonos en la historia de la Iglesia Coreana).


Debido a esto, en la mente de la gente se formó naturalmente la idea de que “la iglesia es un grupo que provee servicios sociales y asistencia material”. Y ya que la guerra había dejado a la gente en pobreza absoluta, esta idea causaba un crecimiento explosivo en el número de gente que buscaba la iglesia. Aparentemente esto se veía como un gran avivamiento y era ampliamente visto como el trabajo poderoso del Espíritu Santo, pero en los ojos de Norman Grubb y otros misioneros nacidos de nuevo era doloroso.


Sin embargo, en 1956, cuando a Dick York se le dio la oportunidad de dar un sermón en la iglesia Saemoonan, por la invitación de un misionero americano que él conocía, se asustó al ver la situación real de la Iglesia Coreana. A medida que pasaba el tiempo, Dick York, Kays Glass, Derek Earl, Marlin Baker (Misión Americana de Cristianos en Acción) y otros misioneros nacidos de nuevo, pudieron sentir la gravedad de la situación de la iglesia coreana, sintieron una necesidad inmensa de entrenar a ministros coreanos. Fue en ese entonces que Ock Soo Park, quien había nacido de nuevo recientemente, fue informado por el anciano Moon, quien era del mismo barrio, sobre la escuela misionera de Dick York y conoció a Dick por primera vez para ingresar a la escuela.


En aquel entonces, Ock Soo Park pensó que él no tenía las cualificaciones necesarias, así que dudó de sus habilidades para poder entrar a la escuela misionera. Sin embargo, después de que Dick York escuchó su testimonio sobre cómo él había nacido de nuevo, Dick estaba complacido para permitirle la entrada. Esto también era debido a que Dick York y los otros misioneros estaban buscando a alguien que realmente hubiese nacido de nuevo.


El año 1962 fue el periodo más dramático en la vida del pastor Ock Soo Park, trayéndole el mayor sufrimiento ya la vez, la mayor bendición. Mayor bendición porque era una gracia especial de parte de Dios el hecho de que una persona, que había considerado cometer suicidio por el gran sufrimiento que le causaban los pecados excesivos, y luego había orado todas las mañanas pidiendo perdón a Dios, y que al final Jesús lo encuentra y le permite el perdón eterno del pecado y una nueva vida a través del evangelio, y finalmente lo guía a la escuela misionera establecida por misioneros nacidos de nuevo, una escuela que era diferente a los seminarios existentes, en donde él podría ser entrenado por fe, no por la ideología de la iglesia coreana. Todo esto era una gracia especial de Dios.



*Misión Buenas Nuevas*