Noticias

[Costa Rica] El desastre natural, que hace que muchas personas escuchen la Palabra de Dios


El pasado sábado 7 de octubre, Dios nos permitió salir a visitar las casas de los hermanos de San Ramón, que con el paso de la tormenta quedaron muy afectadas; e igualmente los caminos para llegar allá, estaban en un mal estado. Por eso vimos la necesidad, de ir junto con los jóvenes para trabajar y apoyar a la comunidad, cortando el monte que estaba muy alto, y rellenando con arena y piedras el camino.

Una de las familias que perdió todo en la catástrofe, se congrega en la Iglesia del Pastor Carlos; y recibiendo la donación de los hermanos, la pudimos entregar a esta familia, que poco a poco se está recuperando, y que se mostraron muy agradecidos.










El Pastor David Kwon, de la Iglesia Buenas Nuevas San José, nos compartió que Pedro y Silas fueron azotados, encarcelados y encadenados a un cepo; y que estando ahí ellos pasaron un tiempo muy triste. Pero que a la media noche, ellos oraron y cantaron himnos al Señor; y entonces las puertas de las celdas se abrieron, y las cadenas se rompieron. Esa Palabra nos hizo meditar, y nos levantó el ánimo tanto a los hermanos de la Iglesia de San Ramón, como a nosotros.


Un día mientras trabajábamos, empezamos a orar y a cantar himnos, como en la Palabra que nos había compartido el Pastor; y vimos cómo la lluvia y el viento se detuvieron. Los efectos de la tormenta, tenían que continuar por lo menos por dos días más, pero en la noche del jueves cuando oramos y cantamos los himnos, Dios nos dio su misericordia y detuvo la lluvia en San Ramón; y por eso el sábado podíamos salir a realizar algunos trabajos más.










El Pastor nos dijo que este desastre natural, haría que muchas personas escucharan la Palabra de Dios; y así mismo fue como ocurrió. Muchos abrieron sus corazones, para escuchar la Palabra que les compartimos.

Sabemos que hay muchas personas que nos están esperando, y que ya tienen el corazón abierto para escuchar del amor de Cristo; solamente falta que nos encontremos nuevamente con ellos.

Aunque ya pasó la tormenta, quedan muchos trabajos pendientes por hacer. hemos tenido un tiempo muy hermoso para compartir con nuestros hermanos de San Ramón, y estamos muy agradecidos con Dios por ello.






*Misión Buenas Nuevas*