Noticias

(México) IYF World Culture Camp México 2017, “La enseñanza de los dos tipos de corazón”.

El día viernes 18 de agosto el IYF World Culture Camp 2017 comenzó con actividades físicas, seguido de la conferencia magistral previa al desayuno.






Más tarde se contó con la asistencia de la Diputada Luisa Yanira Alpízar Castellanos, quien invitó a los jóvenes a tomar riesgos y confiar en sus capacidades; también el secretario que colabora con ella en materia política para dar una breve explicación de la importancia de la participación de los jóvenes en cuestiones relacionadas al país y  lo satisfactorio de poder representar a las personas en la toma de decisiones importantes, ambos declararon que son los jóvenes quienes tienen la posibilidad y privilegio de servir a los demás y buscar el desarrollo social.









Posteriormente se apreció el baile “Celebrate” representativo de Jamaica, fue el encargado de llenar de energía y alegría el lugar con una danza que transmitía diversión y entusiasmo.









El coro “Gracias” se presentó e interpretó una pieza clásica y una con violín, regocijándo al público, como en cada ocasión y llenó el espacio de anhelo y esperanza. Muchos de los participantes del World Culture Camp han dado testimonio de cómo el coro ha logrado dejar en ellos una marca imborrable de orgullo y unión cultural.

















Cada presentación derrocha unión, respeto y tributo a cada nación, logran impactar porque el coro busca crear una conexión con los espectadores, una alianza que se logra cuando los intérpretes expresan lo que sienten; por ello es que en cada presentación causan tantas emociones en los presentes.

Al término de las presentaciones, el pastor Ock Soo Park retomó temas anteriores como los dos tipos de corazones.







Leyó San Juan 8:1-11, el pasaje bíblico que trata de la mujer atrapada en pleno acto de adulterio, una mujer que siguió la voz de satanás con respecto a los deseos que surgían en su corazón hacia otros hombres porque es más fácil seguir el corazón maligno porque es nuestra naturaleza. Para confirmar lo antes mencionado leyó 1 Corintios 6:9-11 en el cual dice todas las maldades que hay en el hombre, pero lo más importante no son aquellos defectos sino citando 1 Corintios 6:11 “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”.

La mujer adultera pudo ser feliz porque se encontró con Jesús y pudo creer que ya era una mujer libre de toda su maldad.



*Misión Buenas Nuevas*