Noticias

[PERÚ] Gran convocatoria realizo “El Primer Congreso Para Mujeres en Perú”



Durante tres días, del 18 al 20 de agosto, se llevó a cabo El Primer Congreso para Mujeres con el tema: “Mujeres que sirven a Jesús” en la iglesia Buenas Nuevas de Perú, donde participaron alrededor de 100 mujeres.







Durante las tres noches se realizaron diversas presentaciones, teniendo como presentaciones especiales las alabanzas y canciones de las ministras y diaconisas; con esto, las hermanas e invitadas, podían abrir y preparar sus corazones para poder recibir la palabra de Dios.













Para el primer día, la expositora fue la misionera de la iglesia de Chiclayo, Sandra Trigoso quien compartió a través de San Lucas 8:1-3. Ella ilustraba a las participantes sobre las más de 150 mujeres que aparecen en la Biblia, como “María Magdalena que llevaba una vida muy difícil por los demonios que la atormentaban. Igual nuestra vida sin Jesucristo era como la de ella, sucia por el pecado y arrastrada por los demonios, pero encontrándonos con Jesucristo nos limpió y sanó de esos demonios”. Ella explicaba como encontrándonos con Jesucristo podemos tener una vida más feliz y correcta delante de Dios.









El segundo día del congreso, la misionera Kelly Sánchez de la iglesia Buenas Nuevas de Lima, fue la encargada de compartir sobre el tema, quien a través de Josué 24:15 nos hacía reflexionar sobre a quién elegimos para servir en esta vida y nos explicaba con el testimonio de las mujeres que avanzaron por solo creer en Jesucristo, ya que en su corazón ellas encontraron un dueño para su vida.









El tercer día, la evangelista Noemí Escobar de la iglesia Buenas Nuevas de Trujillo explicaba también como Rut, Tamar, Rahab y otras mujeres que aparecen en la Biblia, que no tenían la condición para pertenecer a la genealogía de Jesucristo, pero arriesgaron su vida para obtener la cimiente. También por medio de Proverbios 14:1, explicaba que a través de este congreso podíamos obtener la sabiduría que no proviene de uno misma, si no del corazón de Dios.









Al finalizar cada día se compartía en grupos, de esta manera se pudo ver como Dios preparó este evento para las hermanas y las invitadas, quienes al poder escuchar y compartir la palabra de Dios podían llenar de alegría su corazón.
































Testimonio: Mary Jacobo Azabache.

“Este tiempo me sentía sin fuerza, pero llegando al Congreso podía encontrarme con mí misma a través de la palabra. Escuchando el testimonio de las siervas y escuchando sobre las mujeres que sirvieron a Jesús, dejando a sus esposos o su familia, y como ellas podían avanzar aun pasando dificultades pero con esperanza en el corazón, podía aprender que es la fe, el gozo y servir por agradecimiento. Participando del Congreso obtenía la esperanza para mi vida, ya que en este último tiempo me sentía fracasada; sin embargo, mi corazón se siente ahora más fortalecido para avanzar”.