+52 55 6284 5417
Noticias
07 de noviembre de 2017

Durante el Retiro Nacional los hermanos podían conocer que los problemas son una muestra del amor de Dios









Durante el segundo día del Retiro Nacional hubo diferentes academias como canto, maquillaje, conferencias del IMEI, danzas, inglés, coreano y primeros auxilios. Cada instructor enseñó con felicidad, y la unidad entre los hermanos que llegaron de diferentes provincias iba creciendo.













Otro momento de unión se vivió durante las Mini Olimpiadas cuando los hermanos a través de la competencia y en medio de risas comprobaron que cuando el corazón de todos fluye como uno solo, no se deja de crecer.



















A través de las reuniones grupales y el culto general, El pastor Emanuel  Kim sembraba fuertemente en el corazón de todos que los problemas que surgen en la vida de los justos es una herramienta que Dios utiliza para mostrarnos su amor, para hacernos desechar nuestra propia opinión y mirar lo que dice la Palabra. Entonces, los problemas y las dificultades son una nueva esperanza que visita a los hermanos. Ese es el Amor de Dios para con la iglesia de Ecuador.








Con la palabra de Éxodo, el pastor Emanuel Kim explicaba a los hermanos que “si la sangre de Jesucristo está en sus vidas, no hay plaga de mortandad que los pueda dañar. Todo problema que se presenta para los justos les ayuda a bien. Cada problema que llega es una nueva esperanza que los visita.”


El pastor expositor llenaba de gozo el corazón de todos cuando les decía que “Dios puso en ellos el vestido de bienaventurados, por lo tanto si surgen dificultades, los bienaventurados pueden recibirla con gozo, porque es una oportunidad para mirar a Jesucristo.”


El problema, decía el pastor Kim, “no es que vengan dificultades sino que los justos no vean la Palabra y regocijen con el gozo que Dios ya colocó en ellos. Sin embargo, muchas veces por confiar en sí mismos, en su inteligencia, Satanás los engaña para que, al mirar la situación, se aflijan y no vean los problemas con esperanza, con el gozo que los justos tienen en Cristo Jesus”. Con esta palabra la iglesia de Ecuador se llenaba de fortaleza.









Ese era el sentimiento de todos. Aunque el frio de la noche era intenso, el calor del Evangelio los mantenía en pie para continuar compartiendo sus corazones a través de las reuniones grupales. El segundo día del Retiro había concluido rápidamente.

0

PREVIOUS POSTSPage 1 of 26NO NEW POSTS